Mensaje CXI Asamblea Plenaria

mensaje_final
por CEC

Los obispos de Colombia damos gracias al Señor de la Vida que nos permitió reunirnos de manera presencial y renovar nuestra comunión fraterna de Iglesia que camina y sirve a toda la nación colombiana con el poder de Cristo Jesús.
En nuestras celebraciones litúrgicas hemos presentado en el odre de la misericordia del Padre los dolores y las esperanzas de las regiones, conscientes de que los clamores tienen rostros concretos. De manera particular, hemos orado por los cientos de miles de fallecidos por la pandemia y por sus seres queridos que los lloran. Además, hacemos
nuestras todas las voces que claman por un país solidario y justo. Nuestra mirada es esperanzadora aun conociendo los graves problemas que nos aquejan y todos los esfuerzos que debemos realizar para encontrar respuestas eficaces para el futuro de nuestra nación que urge acciones realistas donde todos los actores sociales nos comprometamos.
En ambiente de oración y fraternidad, iluminados por el Espíritu Santo, hemos elegido para un periodo de tres años, los miembros de la dirección de la Conferencia Episcopal de Colombia que asumirán las responsabilidades de animar toda la acción evangelizadora de
la Iglesia.
Este es un momento para caminar juntos, para escucharnos, para participar, para servirnos con amor de hermanos, pues “el camino de la sinodalidad es el camino que Dios espera de la Iglesia del tercer milenio” (Papa Francisco).
Confiados en la intercesión maternal de Nuestra Señora de Chiquinquirá, los bendecimos y nos encomendamos a sus oraciones

 

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Deja una respuesta