Proceso ordinario

Sus características principales son: un tribunal formado por tres jueces, con tres fases (introductoria, instructora y decisoria), se inicia con la demanda de una de las partes y se deberán aportar pruebas para apoyar la demanda o en su caso, contradecirla.