“Sentirnos instruidos por el Señor”, fue uno de los llamados que hizo Monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos, Arzobispo de Tunja, en la celebración de la fiesta arquidiocesana del Señor de la Columna, celebrada el 26 de septiembre.

En la Explicación del evangelio, Monseñor Villa señaló cómo Jesus clarifica a los apóstoles y a nosotros sobre el Mesianismo de Cristo . 

También advirtió como en el evangelio los discípulos están peleando por puestos. Discuten quién sería el más importante: “Jesus clarifica sobre quién debe ser el más importante. Con Cristo reinar es servir, cuenta lo pequeño, humilde y sencillo. La soberbia no cabe en Dios”. Señaló Monseñor Gabriel Ángel. 

El mensaje central que Monseñor Gabriel comunicó a los cientos de fieles que se congregaron en la plazoleta de las Nieves, se centró en tres lecciones importantes. Y partió de cómo el Apóstol sanJuan en el evangelio da cuenta de una situación: Jesus corrige sobre quién está a favor nuestro.

Lecciones del Evangelio 

Por ello recalcó Monseñor en tres lecciones que podemos vivir a partir del texto del evangelio de hoy:

  • Evitar cualquier tipo de fanatismo. Fanatismos que buscan tener el monopolio de Dios.  Por ello, llamó la atención Monseñor. en que “Dios es para todos, nos da la salvación para todos. Todo el que haga el bien está a favor nuestro”. También invitó a ser conciliadores. Saber escuchar: defender la verdad objetiva, que es Dios, que guía a la iglesia que ha constituido sobre la base de los apóstoles. 

  • Evitar cualquier tipo de escándalo. “Es fuerte el Señor cuando avisa sobre el escándalo. Cualquier palabra o gesto no queda en el vacío”, siempre influye en el entorno. Ser prudentes, correctos, honestos, para no ser piedra de escándalo para quienes nos rodean. Siempre amigos de la verdad cimentada en Cristo.

  • Mirar cuál es nuestra opción fundamental. De ello dependen nuestras decisiones radicales. Ser coherentes con Cristo. Si estamos con el Señor nuestra vida ha de estar guiada e inspirada por él. Si optamos por Cristo tenemos que vivir según él. La opción fundamental nos llevará a defender todo, iluminados por el amor del Señor que lleva al amor al prójimo.

Invitación final

Recordó además Monseñor Gabriel, ante la imagen el Señor de la Columba atado, como Cristo sufre, se deja atar, para cumplir la voluntad del Padre, quien entregó a su Hijo único. También nosotros debemos amarnos los unos a los otros. Dios es amor, y si uno no ama al hermano, y dice amar a Dios, es un mentiroso. Es Jesucristo que padece, se entrega y muere por nuestra salvación, para darnos nueva vida.

Sintámonos instruidos por el Señor, fue la invitación final de Monseñor Gabriel, para evitar lo que nos separa del amor de Dios y de los hermanos e ir a lo esencial: ha venido para que tengamos vida y en abundancia. “Que el señor los ayude a valorar la fe en el que es amor, que es vida, que peregrina con nosotros para discernir lo que los conviene” puntualizó el Señor Arzobispo de Tunja.

También aprovechó la oportunidad para agradecer los bienes y gracias que Dios a dado a la Arquidiocesis que venera al Señor de la Columna, obras como Telesantiago de Tunja, y la labor pastoral que se realiza en las diferentes parroquias de la Arquidiócesis.