La Arquidiócesis de Tunja se llena de gozo y gratitud al celebrar las ordenaciones sacerdotales de Iván Rubio, Mauricio Pineda y Edwin Romero. Este significativo evento tuvo lugar el pasado 06 de Junio, en la Catedral Basílica Metropolitana Santiago de Tunja, y fue presidido por nuestro Arzobispo, Monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos.

Durante la emotiva ceremonia, Monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos dirigió unas palabras inspiradoras a los nuevos sacerdotes y a toda la comunidad presente. En su homilía, destacó la importancia del servicio, la pastoral y el sacramento de la Eucaristía en la labor sacerdotal.

El Servicio: Pilar Fundamental del Sacerdocio

Monseñor Villa Vahos recordó a Iván, Mauricio y Edwin que el sacerdocio es ante todo un llamado al servicio. Exhortó a los nuevos sacerdotes a vivir su ministerio con humildad y entrega, sirviendo a sus comunidades con amor y dedicación.

La Pastoral: Camino de Acompañamiento y Guía

El Arzobispo también enfatizó la relevancia de la pastoral en la vida de un sacerdote. Subrayó que la misión pastoral no se limita a la administración de sacramentos, sino que incluye el acompañamiento cercano y constante a los fieles. Como pastores, están llamados a guiar, consolar y fortalecer a su rebaño, especialmente a los más necesitados y alejados.

La Eucaristía: Corazón del Ministerio Sacerdotal

Finalmente, Monseñor Villa Vahos destacó el sacramento de la Eucaristía como el corazón del ministerio sacerdotal. En cada Misa, el sacerdote actualiza el sacrificio de Cristo, convirtiéndose en instrumento de la gracia divina para todo el pueblo de Dios. La Eucaristía es el centro y culmen de nuestra fe, y los nuevos sacerdotes tienen el privilegio y la responsabilidad de celebrarla con reverencia y devoción.

Una Nueva Etapa de Entrega y Compromiso

Iván, Mauricio y Edwin inician ahora una nueva etapa en su vida de fe, comprometidos a vivir su sacerdocio con fervor y fidelidad. Su ordenación es un motivo de alegría y esperanza para toda la Arquidiócesis de Tunja, que se une en oración por su ministerio y por los frutos que, con la ayuda de Dios, podrán cosechar en el servicio a la Iglesia.

Invitamos a toda la comunidad a acompañar a nuestros nuevos sacerdotes en este camino, apoyándolos con oraciones y colaboración activa en sus respectivas parroquias. Que el Espíritu Santo los guíe y fortalezca en su misión, y que la Virgen María, Madre de los Sacerdotes, los proteja siempre.

¡Felicitaciones Iván, Mauricio y Edwin!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar

Cristo nos revela el corazón del Padre

Reflexión domincal 09 julio En este texto del Evangelio según san Mateo…

Iglesia, maestra de Oración

Iglesia, maestra de oración Papa Francisco alerta de grupos que piden cambios…

HOMILÍA EN EL PRIMER ANIVERSARIO DE LA PASCUA DE MONSEÑOR CASTRO 

El pasado 02 de agosto, Monseñor Gabriel Ángel Villa Vahos, presidió una…

Novena a Santiago Apóstol

A partir de este 16 de julio, en la Arquidiócesis de Tunja…