Contacto
X
CAPTCHA Image
Refresh

catequesisdelsantoLa Asamblea extraordinaria del Sínodo de los Obispos Sobre la Familia


Queridos hermanos y hermanas, buenos días.

Hemos concluido un ciclo de catequesis sobre la Iglesia. Damos gracias al Señor que nos ha permitido recorrer este camino redescubriendo la belleza y la responsabilidad de pertenecer a la Iglesia, de ser Iglesia todos nosotros. Ahora iniciamos una nueva etapa, un nuevo ciclo y el tema será el de la familia. Un tema que se inserta en este tiempo intermedio entre dos Asambleas del sínodo dedicadas a esta realidad tan importante. Por esta razón, antes de entrar en este recorrido en el que se tratarán diversos aspectos que tienen que ver con la vida familiar, hoy deseo comenzar justamente desde la Asamblea Sinodal que se realizó en el pasado mes de octubre y que tenía el tema: “los desafíos pastorales sobre la familia en el contexto de una nueva evangelización”, es importante recordar cómo se desarrolló y qué frutos produjo.

 

Durante el sínodo los medios de comunicación, hicieron su trabajo –hubo expectativa, estaban muy atentos–, les agradecemos porque lo han hecho muy bien. ¡Muchas noticias, muchas! Todo esto gracias a la sala de prensa que cada día hizo una sesión informativa. Sin embargo, algunas veces, la visión de los medios de comunicación era un poco al estilo de las crónicas deportivas o políticas: se hablaba con frecuencia de dos equipos, uno a favor y el otro en contra, conservadores y progresistas, etc. Hoy quisiera relatar qué pasó en el sínodo.

Primero que todo, yo les pedí a los Padres Sinodales que hablaran con franqueza y audacia, de escuchar con humildad, de decir con valentía todo aquello que tenían en el corazón. En el Sínodo no hubo censura previa sino que cada uno podía –aún más, debía– decir aquello que tenía en el corazón, aquello que pensaba sinceramente. “Pero esto generará discusiones”. Es verdad, hemos escuchado cómo discutían los Apóstoles. Dice el texto: «se produjo una fuerte discusión». Los Apóstoles discutían entre ellos, porque buscaban la voluntad de Dios en relación con los paganos, si podían o no ingresar a la Iglesia. Era una novedad para ellos. Cuando se busca la voluntad de Dios en una asamblea sinodal, existen diferentes puntos de vista, necesariamente surgen las discusiones y esto no está mal, siempre y cuando se haga con humildad y con el ánimo de servir a la asamblea de los hermanos. Si hubiese habido una censura anticipada sería una cosa mala. No, no, cada uno debía decir aquello que pensaba. Después del informe del Cardenal Erdö, hubo un primer momento fundamental en el que todos los Padres han podido hablar y todos han podido escuchar. Y era edificante aquella actitud de escucha que tenían los Padres. Un momento de gran libertad, en el que cada uno expuso su pensamiento con parresía (Valentía) y con confianza. En la base de las intervenciones estaba el “Instrumento de trabajo”, fruto de la consulta previa a toda la Iglesia. Aquí debemos agradecerle a la Secretaría del Sínodo por el gran trabajo que realizaron previamente como después y durante la Asamblea. De verdad estuvieron valientes.

Ninguna de las intervenciones puso en discusión las verdades fundamentales del Sacramento del Matrimonio, es decir, la indisolubilidad, la unidad, la fidelidad y la apertura a la vida (cfr. Conc. Ecum. Vat. II, Gaudium et spes, 48; Códice del Derecho Canónico, 1055-1056). Nada de esto se tocó. Todas las intervenciones se recopilaron y así se llegó al segundo momento, es decir, un borrador  que se llama Informe después de la discusión. También este informe fue realizado por el Cardenal Erdö, articulada en tres puntos: Escucha de la realidad y de los desafíos de la familia; la mirada fija en Jesucristo y el Evangelio de la familia, la confrontación con las perspectivas pastorales.

Para la primera propuesta de síntesis se desarrolló la discusión en grupos, fue el tercer momento. Los grupos, como siempre se ha hecho, se dividieron según los idiomas, porque es mejor así, es mejor para la comunicación: italiano, inglés, español y francés. Cada grupo al final de su trabajo presentó un informe y todos los informes de los grupos inmediatamente se publicaron. Todo se entregó por transparencia para que se supiera lo que acontecía. A este punto, ya el cuarto momento, una comisión examinó todas las sugerencias que surgieron de los grupos lingüísticos y se culminó con el informe final, que mantuvo el esquema precedente –escucha de la realidad, mirada al Evangelio y el compromiso pastoral– pero trató de incorporar el resultado de las discusiones en los grupos. Se aprobó también el Mensaje final del Sínodo, más breve y más divulgado que el Informe.

Este fue el desarrollo de la Asamblea Sinodal. Algunos de vosotros me preguntaréis: ¿Han discutido los Padres? La verdad, no sé si han discutido, Pero que han hablado fuerte, sí. Esto es la libertad, es justamente la libertad que hay en la Iglesia. Todo sucedió “cum Petro et sub Petro”, es decir con la presencia del Papa, que es garantía para todos de libertad y de confianza, garantía de lo ortodoxo. Y al final, con mi intervención  di una lectura sintética de la experiencia sinodal. Por tanto, los Documentos Oficiales del Sínodo son tres: El Mensaje Final, El Informe Final y el Discurso final del Papa. No son más.

El Informe Final, que fue el punto de llegada de toda la reflexión de las Diócesis hasta aquel momento, se publicó ayer y se enviará a las Conferencias Episcopales, que la discutirán en vista de la próxima Asamblea, la Ordinaria, en octubre de 2015. Digo que ayer fue publicada –ya había sido publicada– pero se publicó ayer con las preguntas dirigidas a las Conferencias Episcopales y así llega a ser propiamente Lineamenta del próximo Sínodo.

Debemos saber que el Sínodo no es un parlamento, que viene el representante de esta Iglesia, de esta Iglesia, de esta Iglesia… No, no se trata de esto. Viene el representante, sí, pero la estructura no es parlamentaria, es totalmente diferente. El Sínodo es un espacio protegido para que el Espíritu Santo pueda actuar; no existen encontronazos entre partidos como en un parlamento donde esto les es lícito, sino que es una confrontación entre los Obispos, que se da después de un largo trabajo de preparación y que ahora proseguirá otro trabajo por el bien de las familias, de la Iglesia y de la sociedad. Es un proceso, es el camino normal del Sínodo. Ahora este Informe retorna a las Iglesias particulares y así ellas continúan el trabajo de oración, reflexión y discusión fraterna con el fin de prepara la próxima Asamblea. Esto es el Sínodo de los Obispos. Lo confiamos a la protección de la Virgen, nuestra Madre, Que Ella nos ayude a seguir la voluntad de Dios, tomando las decisiones pastorales que ayuden más y mejor a la familia. Os pido acompañar este camino sinodal hasta el próximo Sínodo con la oración. Que el Señor nos ilumine, nos haga caminar hacia la madurez de aquello que como Sínodo debemos decir a todas las Iglesias particulares, y por esto es importante vuestra oración.

Noticias y Eventos

Proximos Eventos

Noviembre 2017
D L M X J V S
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30

Artículos Destacados

Vídeo Semanal

Descripción Vídeo

 Te invitamos a participar en el:

Diplomado en Familia

Participa en este importante diplomado sobre uno de los campos más fundamentales de nuestra sociedad, la familia.  Organizado por el Instituto de Familia de la Arquidiócesis de Tunja y la Fundación Universitaria Juan de Castellanos. Tel: PBX (8)7458676 Op. 1 Ext. 2203.

Convenios

Fundacion Universitaria Juan de Castellanos

Juan de Castellanos

Naturaleza, Descanso y Espiritualidad Casa Hotel Villa Vianney

Casa Villa Vianney

Canal Local de Televisión TeleSantiago

Canal TeleSantiago

Periodico Puente Boyacense

Puente Boyacense

trabajamos con educación pertinente y de calidad

Fundacion ITEDRIS

Escuela de Arte Sagrado San Lucas

Escuela San Lucas