Contacto
X
CAPTCHA Image
Refresh

ccn formacion obisposViendo la necesidad del acompañamiento y formación permanente de los laicos comprometidos en los diversos movimientos apostólicos, y que están al servicio de la pastoral de la Arquidiócesis de Tunja en las diferentes parroquias y según algunas sombras que menciona el documento de Aparecida de la V Conferencia Episcopal Latinoamericana a cerca de los laicos dice: “Constatamos el escaso acompañamiento dado a los fieles laicos en sus tareas de servicios a la sociedad, particularmente cuando asumen responsabilidades en las diversas estructuras del orden temporal” (No. 100 c,e). Y en cuanto a su formación permanente el documento de Aparecida resalta que: “los laicos y laicas que cumplen su responsabilidad evangelizadora colaborando en la formación de comunidades cristianas y en la construcción del reino de Dios en el mundo. Se requiere, por tanto, capacitar a quienes puedan acompañar espiritual y pastoralmente a otros” (No. 282,283).
El Señor Arzobispo Luis Augusto Castro Quiroga, ha considerado oportuno nombrar un delegado para la Pastoral de los Laicos seglares comprometidos, de los grupos, asociaciones y movimientos apostólicos que están adscritos en el Consejo de Laicos de la Arquidiócesis de Tunja, con el compromiso de formarlos en la unidad de la doctrina, la Sagrada Escritura, la Tradición, El Magisterio de la Iglesia y en coherencia con el Plan de Pastoral (Proyecto Diocesano de Renovación y Evangelización), los laicos en la Arquidiócesis trabajan y tienen una incidencia significativa en la política, la sociedad, la economía, la cultura, las  ciencias, las artes, los medios de comunicación y que, según la diversidad de carismas y ministerios ponen todo su empeño en la evangelización con el mismo espíritu que los une por el Bautismo (1 Cor 12,4).Y por éste mismo don del Espíritu Santo están llamados a participar de la misión  profética, sacerdotal y real de Cristo (CCE 901-913).
Es importante saber que: “Los fieles laicos se encuentran en la línea más avanzada de la Iglesia; por ellos la Iglesia es el principio vital de la sociedad. Por tanto ellos, especialmente, deben tener conciencia, cada vez más clara, no solo de pertenecer a la Iglesia, sino de ser la Iglesia; es decir, la comunidad de los fieles sobre la tierra bajo la guía del jefe común, el Papa, y de los Obispos en comunión con él. Ellos son la Iglesia”. (Cf. Christifideles Laicis 9; LG 33).
El Consejo de Laicos de la Arquidiócesis de Tunja es una entidad con personería eclesiástica jurídica pública de orden colegial. Cans números. 116; 298; 304, y en plena unidad con el Señor Arzobispo, para la promoción y el acompañamiento de los laicos en su vocación y misión.  Desde la base de la igualdad en la dignidad y responsabilidad de todos los bautizados, motivados desde los carismas, servicios y ministerios, en el horizonte de la misión única (aunque  diversificada en la Iglesia) los laicos han buscado su protagonismo en el recorrido concreto de la comunidad eclesial. Ello ha favorecido la creación de caminos operativos que fomenten entre ellos el diálogo y la comunión.  
El Consejo Arquidiocesano de Laicos de Tunja, tiene como objetivo: animar y cooperar con los grupos, asociaciones, movimientos y otros laicos en otras Iglesia particulares, con el fin de promover su continua santificación dentro de la diversidad de carismas y ministerios para ayudar en la evangelización, obras de caridad y el anuncio del Reino de Dios en la Iglesia particular.   
Los movimientos, asociaciones y grupos apostólicos que trabajan al servicio de la evangelización y la acción pastoral en la Arquidiócesis de Tunja son:
Renovación católica carismática colombiana, Comunidades Bíblicas, María Evangelizadora, Acción Católica, Asociación de laicos Bethlemitas, Asociación Fieles Laicos Hijos de La Iglesia, Acción Católica, Rosa Mística, Legión de María, Talleres de Oración y vida, Orden Tercera Seglar Franciscana, Camino Neocatecumenal, Equipos de Nuestra Señora, Servidores del Servidor, Adoración Nocturna, Misioneros Laicos del buen Pastor, Comunidad católica obra de Jesús de la Misericordia, Asociación privada internacional de fieles - Obra de San Juan de Ávila, Instituto secular files siervas de Jesús y Lazos de amor Mariano.
El Concilio Vaticano II ha reconocido a los laicos un puesto en la construcción del Reino (LG 36) y el protagonismo de una Iglesia peregrina que debe observar los signos de los tiempos. Hoy las grandes tareas del Reino de Dios son aquellos de la solidaridad con los pobres y de la lucha por la instauración de un mundo más justo, como también la evangelización de una sociedad consumista y secularizada que pierde cada vez más su relación con Dios. El momento actual representa un desafío y una oportunidad para los cristianos. La respuesta de ellos depende en gran parte de los laicos. Se puede decir que ellos son el presente y el futuro de la Iglesia y aquellos que han de testimoniar el Dios trascendente en la inmanencia de la historia.

1. CALVO PEREZ, Roberto. Diccionario del animador pastoral. Editorial Monte Carmelo. Año 2005

Escribir comentario (1 Comentario)
Escribir comentario (0 Comentarios)

sacerdotesLa pastoral Vocacional supone una primera fase vocacional  general propia de la Pastoral Juvenil, la Comisión Arquidiocesana de Pastoral Vocacional presta un servicio común para todas las vocaciones.

Coordinando iniciativas en las que se integran diversas Comunidades Religiosas, unifica criterios para la animación vocacional, pero respetando la autonomía propia de cada Institución Eclesial.

El ideal es que todas las Parroquias tengan el Comité Parroquial de Pastoral Vocacional, con la orientación de la Comisión Arquidiocesana y con la motivación para que cada una “apadrine” al menos un Seminarista. Desde hace ya varios años en algunas Parroquias de la Arquidiócesis, la Hora Santa los primeros jueves de cada mes, se ha establecido para orar por las vocaciones y motivar a los jóvenes con inquietud vocacional. Del mismo modo anualmente se celebra la Jornada Vocacional, durante la cual se hace oración y sensibilización por el ejercicio de los diversos ministerios.

Escribir comentario (0 Comentarios)

sacerdotes2La Arquidiócesis busca Promover a los Diáconos Permanentes como responsables de la conducción del Pueblo de dios en los Sectores Territoriales.

(cf Código de Derecho Canónico, Can 517 § 2 y 519). Junto con el Párroco y los otros Presbíteros de la Parroquia ellos conforman una “Comunidad Ministerial” a modo de una Comunidad Eclesial  de Base especial, para ayudarse mutuamente en el ejercicio del Ministerio, para cultivarse espiritualmente, para vivir y profundizar la experiencia de Dios en el amor fraterno, y para ser signo ante la Parroquia, de la dimensión comunitaria de la Iglesia (cf Can 278).

Los Diáconos Permanentes en los sectores que tienen a su cargo desempeñan el “Ministerio de la Liturgia, de la Palabra y de la Caridad”  (cf Concilio Vaticano II, Constitución Dogmática sobre la Iglesia, Lumen Gentium, Nº 29).  El Diácono, por tanto, participa según un modo propio  de las tres funciones de enseñar, santificar y gobernar, que corresponden a los miembros de la Jerarquía.  Proclama e ilustra la Palabra de Dios; administra el Bautismo, la Comunión y los Sacramentales; anima la Comunidad Cristiana, principalmente en los que se refiere al ejercicio de la Caridad y a la administración de los bienes (cf Juan Pablo II, Directorio para el Ministerio Pastoral de los Obispos, Apostolorum Succesores cap IV, Nº 92).

La formación de los Diáconos comprende los mismos ámbitos que la de los Presbíteros, con algunas particularidades que se determinan en el programa específico, en consonancia con las Normas de la Conferencia Episcopal de Colombia.  Es bueno que los Diáconos Permanentes no sean demasiado jóvenes, sino que posean ya madurez humana además de la espiritual, y que se hayan formado durante tres años en la Parroquia a la que van a ser asignados, de las cuales se espera apoyo y aceptación.

Escribir comentario (0 Comentarios)

seminarioEl Seminario de Tunja se rige para su disciplina y organización por los principios del Concilio Vaticano II, las Normas del Derecho Canónico, las Disposiciones de la Ratio Fundamentalis, las directrices de la Exhortación apostólica postsinodal Pastores Dabo Vobis, las Normas Básicas para la formación sacerdotal en Colombia (1998) y demás documentos eclesiales.

Se podrían sintetizar las líneas que lo rigen con estas palabras: “...Para que haya un Seminario digno de este nombre, tal como se deduce de los documentos de la Iglesia y de su constante modo de pensar, se requieren de modo absoluto estas condiciones: comunión de caridad penetrada por el espíritu, abierta a las necesidades de nuestro tiempo y estructurada como un todo orgánico, es decir, en la cual la autoridad del legítimo superior se ejerza de corazón y según el ejemplo de Cristo, y con la colaboración de todos, se fomente la madurez humana y cristiana de los alumnos; capacidad para iniciar experiencias de vida sacerdotal por medio de relaciones, tanto de fraternidad como de dependencia jerárquica; exposición de la doctrina sobre el sacerdocio hecha por los superiores en cuanto delegados por el Obispo, y al mismo tiempo, información sobre la vida del sacerdote y todos los requisitos necesarios para llegar al sacerdocio, requisitos que los alumnos deben conocer y aceptar poco a poco, bien los que se refieren a la fe y a la doctrina, bien los que se refieren al estilo de vida; oportunidad de probar la vocación sacerdotal y de confirmarla con signos y cualidades inequívocas, de forma que se pueda dar al Obispo un juicio acerca de la idoneidad del candidato al Sacerdocio”.

El Seminario Conciliar Arquidiocesano de Tunja, forma los candidatos al Presbiterado para hacer de ellos pastores a ejemplo de Cristo Maestro, Sacerdote, Cabeza y Pastor, que enseñen, santifiquen y rijan al Pueblo de Dios, como: testigos del Misterio, Servidores de la comunión en la fe eclesial y en la Caridad de Cristo, y servidores de la misión de la Iglesia para la evangelización del mundo, en el contexto de la Nueva Evangelización y del III Milenio.

El Seminario utilizará estas Orientaciones como un medio para la formación, con un criterio funcional y flexible. En la formación del Seminario, que es un servicio de la Gracia de la vocación (Jn 15,16) de origen sobrenatural, se busca discernir las motivaciones apostólicas y espirituales –rectitud de intención- y aptitudes para el Ministerio.

La vocación al ministerio presbiteral se hace efectiva con la llamada del Obispo para el servicio pastoral de la diócesis. La vocación al Sacerdocio Ministerial supone una voluntad de respuesta y capacidad de fidelidad a la misma, y la aptitud para ejercer el ministerio pastoral asumiendo sus responsabilidades. Esto requiere madurez de juicio y afectividad, estabilidad de espíritu, capacidad de tomar decisiones ponderadas y rectitud en el juicio de los acontecimientos y de los hombres.

Escribir comentario (0 Comentarios)

Subcategorías

Descripcion religiosos